Diana es dura.


Pero a veces tiene los pechos nublados.

Puede la piedra blanca latir con la sangre del ciervo 
y el ciervo puede soñar por los ojos de un caballo.

Federico García Lorca, "Poeta en Nueva York".